Recientes

20 de marzo de 2017

Reseña - El Regreso del Primarca (Rise of Primarch review)


Hola vecinos de la web, bienvenidos seáis todos a la finalización de la campaña "La tormenta que se arremolina" (o el nombre molón que le queráis dar en español, como... "Tormenta de palos", "Pitufos revenge" o "Soy Templario Negro, estos son mis principios pero, si no le gustan, tengo otros".  Guilliman vuelve y su venganza caerá sobre todos sus enemigos; 10.000 años en pausa no ha hecho que sus convicciones difieran pero, ¿donde están sus tiendas favoritas diez milenios después? Acompáñanos para descubrirlo.

¡CUIDADO, QUE SE REVELA LA TRAMA!

Otras reseñas de interés:

Gathering Storm I: La Caída de Cadia
Gathering Storm II: La Fractura de Biel-Tan

El libro

Este documento de 136 páginas en tapa dura con adornitos dorados se supone el tercero de una serie llamada la "Tormenta que se arremolina" (Gathering storm); A diferencia de otras campañas que he leído con anterioridad, este ofrece una historia "más historia" centrada en trasfondo pero al ser la conclusión, en este caso te inflas de verdad con tanta batalla. Ricas, jugosas y llenas de Primarca masacrándolo todo, El Regreso del Primarca es el libro de Guilliman.

Sus imágenes son más vistosas, coloridas y esperanzadoras que las vistas en la Caída de Cadia, libro más lúgubre y oscuro en general. ¿Dónde quedó Abaddon y sus coleguitas matando guardias? ¿Y los Eldar que para encajarlos en la historia mueren para revivir y que se los coma un dios suyo en vez de un demonio... que es suyo? Sí, es raro pero... Slaanesh es el demonio de los Eldar. Ellos lo cocinaron a fuego lento. Tetas, tenazas, tentáculos... es como si los Eldar fueran viciosillos japos de estos amantes de los doujinshis hentai. Ay picaruelos. Pues tras una pausa de tanto porno y lujuria ha llegado el momento del sado extremo, la propia muerte. Ynnead ha nacido y ahora los elfos del espacio tienen motivos para dar más de palos todavía.

La venganza de un rubio de padre moreno, un tío robot, la inquisidora pelo-tazón, el tío de las pipas al que a partir de ahora llamaremos Cypher, el Gran Maestre Voldus, que se suma porque hay que tener tres personajes guays por libro, y el Ángel de Serra de Magic se unen para enfrentarse al Caos que ahora se extiende por 40k ya que GW anuncia que en la Era de Sigmar está perdiendo fuerza, tanta que ya hasta hay enanos steampunk de GW (Sí, búscalos por "Kharadron Overlords").

Aparte de toda la sección de reglas que trae, que serán muy buenas, o no, pero a mí la verdad que ya me dan igual, lo mismo que en las versiones previas, trae una amplia sección dedicada al trasfondo de los sucesos en el transcurso de la 13ª Cruzada Negra de Abaddon el Saqueador, que en vez de hacia Terra se ha desviado un "pelín" hacia Ultramar (dirección opuesta y tremendamente más lejos).

La historia del despiadado universo del lejano futuro está avanzando, ya estamos en el milenio 41.000 pero por cuestiones de marca seguirá siendo Warhammer 40.000. Los palos, las toñas, la muerte, los Primarcas saliendo de su pokeball... todo está patas arriba en este universo y Guilliman ha llegado para hacerse cargo, dar collejas, formar ejércitos de Custodes (en breve en tiendas) y defender los intereses del Imperio de la Humanidad. Los Orkos flipan mientras comen palomitas.

La trama

Tras los eventos vividos en el tomo "La fractura de Biel-Tan" que no he leído ni comprado pero que puede resumirse en... Eldars se pegan con Eldars, GW necesita sacar a Slaanesh de escena y como en la Era de sigmar se hincha a comer almas aquí va a pasar hambre, pues nuevo dios. Nace Ynnead con sus tres amigos: el bicho de luces con espada molona y apariencia de arlequín raro, incubo hipster "new age" y la pomposa eldar del lince en peligro de extinción. Bueno, que parece ser que se unen al Imperio salvándoles el culo, simple y llanamente, cuando pasa lo de Cadia. Los Eldar son enemigos del Caos, da igual su variante y, aunque den vida a demonios supersexys que ya quisieran algunos poder ver en vivo (al menos cuando era 3ª y 4ª edición), no piensan dejar que el mal reine en el universo. Y como todo en el Mechanicus, está planificada su ayuda para con Belisarius para llevar una caja de chismes chulos a Ultramar para resucitar a cierto rubiales supercachas.


Bien, aquí comienza la historia de este libro: unos desprevenidos guerreros de la Legión Negra estan de picnic en Ultramar, en sus mesas de madera comiendo los típicos filetes de pollo empanados mientras matan gente en Ultramar; de golpe se ve un portal de la telaraña que era invisible todo este tiempo y del que salen Eldar y la cruzada Celestina (Celestiniana según los nuevos traductores de GW), que engloba a una amalgama de Templarios, Guarida Imperial y otros, a cascoporro. Muerte, muerte y más muerte para el Caos. Los buenos llegan, Ultramar está bajo asedio. Como no quedaba coherente que los malos de Cadia se teleportaran antes que los buenos a Ultramar, el libro indica que como Cadia ha caído la influencia de Abaddon llega a donde le de la gana y que una fuerza de Guerreros de Hierro y Amos de la Noche, entre otros, está asediando Ultramar. Los azulitos al principio desconfían de que el Imperio esté aliado con alienígenas pero, al más puro "si no te gustan mis principios tengo otros", al final les aceptan a regañadientes como aliados.

Greyfax se hace amiga de la Santa Celestine y el Magos conversa y acepta ideas de los Eldar... todo se encamina a un colegueo buenrollero del siniestro milenio. Entonces llegan a Macragge donde los malos están asediando la fortaleza de Hera. Los buenos desembarcan y Belisarius lleva un juguete consigo muy chulo con el que todos fliparán, o eso asegura. En dicha fortaleza está el Primarca en estasis, medio muriéndose desde hace diez milenios, es el ganador del maniqui challenge indiscutible. En medio de la orgía de muerte y destrucción hablan con Marneus Calgar, Tigurius y, así como el que no quiere la cosa, se cuela el Gran Maestre Voldus en escena. Primero de rellenillo, pero se te indica que Voldus es un enchufao, puesto a dedorro por Draigo que esté de resort por la Disformidad ahora que está casi vacía porque todo esté en el Materium.


Belisarius dice que tiene que ir donde Guilliman, que tiene una carta para él. Carlgar lo duda, le pregunta a Tigurius que le dice que vayan pero Calgar es un escéptico y hace que todos les cuenten sus cuentos. Solo cuando la inquisidora afirma que si Belisarius la caga se lo carga ella misma (juas, con las reglas de juego que hay, ni de coña), es cuando Calgar empieza a creerles, pero no mucho. Su madre le enseñó cuando era pequeño que desde 6a edición los avances de trasfondo hacen desaparecer personajes clásicos y él lo es... La eldar Yvrainne dice que pa revivir a Roboute Guilliman primero debe cargárselo del todo a lo que los Ultras alzan sus armas para defender a su muerto en "pause". Tigurius se une a Belisarius porque sabe que es una mini nueva y por tanto se asegura no quedar descatalogado. A esto que hay una bronca de voces plan "que te meto con mi bólter y te reviento, chaval" pero nadie se amedrenta hasta que cae una nave y todo tiembla, liandose un buen petate. "Ah, es verdad, estabamos bajo asedio..." - recuerda Marneus Calgar. De dentro salen Marines Espaciales del Caos. "Ilusos" - Piensa Calgar - "Se creen que van a hacer algo siquiera en el trasfondo" y comienza un duro combate. Salen hasta cápsulas especiales del caos de esas que solo vende FW. ¡La cosa se pone fea, los enemigos del Imperio tienen pasta!

Se sucede la batallita; aprovechando que Calgar está distraído Belisarius activa su chisme molón caja de sorpresas que rodea al Primarca cual pokeball. Calgar dice que no, que no puede permitirlo pero Tigurius dice que sí y hace una peineta a Calgar, "El trasfondo debe avanzar" proclama Tigurius con serenidad. Mientras los del Caos intentan de todo: matar, acuchillar, profanar, sodomizar, politizar... nada, los nuevos y mejorados Eldar marca registrada, que son sado pero nobles, son mejores, más rápidos y tienen libro nuevo; les revientan la chapa trasera a los del Caos. El Maestre Voldus, de relleno, sigue haciendo cosas de relleno. Es entonces cuando llega la súper-mega-horda del Caos, más de 100 elegidos de Abaddon, suficientes para conquistar mundos y blablabla. Nada les puede, mueren a patadas sus enemigos, mueren tantos que ni las cuentas te salen de que tantos puedan morir en tan poco espacio de tiempo y que a los héroes de la trama se la sople tanto, ya que no les hacen nada.



Es el fin, van a ganar... hasta que el sonidito de curación de la pokeball (al más puro estilo centro pokemon) finaliza y... ¡Guilliman sale! Haciendo un mix de ataque rápido y cuchillada empieza a atacar a los elegidos de Abaddon. ¡Es súper efectivo! Él solito (porque ahora todos los personajes principales pasan a ser relleno) se carga a todos. Pero a todos todos todos... sin piedad, sin mediar palabra. Eres malo, mueres. ¡Roboute Guilliman vive! ("Tiene vida, tiene vidaaaaaa" grita en su mente Belisarius para no parecer mas loco de lo que ya está).


Entonces le coronan; Marneus Calgar dice que aceptará su destino, quedando descatalogado. En la imagen del libro donde esto se sucede aparece curiosamente un Custodio. Sigo rallado con eso porque en la trama no dice nada. NADA. Además ahora resulta que los Ultramarines llevan alabarditas y lanzas. ¿En serio?


Mientras, en la Disformidad...

Fulgrim se levanta de su sillón forrado en terciopelo al más puro estilo zapp brannigan (el de Futurama) al enterarse que Guilliman ha vuelto a la vida: "jopetas tuuuuu... con lo que me costó sacar un 6 para hacerle muerte instantánea la otra vez,  pesar de las reglas del juego..." murmura y... pues se enfada. Abaddon por su parte se rebota cuando le envían el whatsapp con la foto de Guilliman repartiendo ¿Cómo pudo salir mal su plan? ¿No se suponía que a la decimotercera va la vencida, Dioses del Caos? Le manda un snapchat a Mortarion y a Magnus para que lo sepan y estos, pese a servir a dioses enemigos entre ellos, suelen quedar para jugar al parchis. Se enteran de la noticia y cada uno reacciona a su ritmo demoníaco.

Tras la pausa disforme volvemos con Guilliman que nombra a los protas del resto de libros sus consejeros para que sigan en la trama y después se retira a llorar 4 días a su cuarto. Debe asimilar que 10.000 años es mucho tiempo y que el 40k no es lo que él esperaba: ¿alianzas raras? ¿combos con superpesados? ¿codex desbalanceados? ¿Cómo permitió su padre, el Emperador, que pasara todo esto? Tras meditarlo y echarse un par de partidillas a Warhammer Profanus decide que ha llegado la hora de actuar. Los reúne a todos, que ya se estaban reuniendo a su alrededor, y les dice que va a haber toñas por toda la galaxia. Fulgrim, que todo esto lo tenía planeado desde hacía milenios porque si no no se entiende el siguiente fragmento, envía al gobernador de Ultramar, que resulta ser un bicho mutante, para tentar a Guilliman con la gloria y que se haga con el poder del Imperio para sí. Guilliman no cede y revienta al Gobernador.

Entonces se sucede la reconquista de Ultramar, rápida y fructífera. Los Dioses del Caos, que no son tontos aunque a veces hagan chorradas, siguen con sus planes contra Guilliman. La Pena (o Pesar), una plaga de lloros y pataletas que se cura con ver a Guilliman va a tener al Primarca, que es muy humano, ocupadete en Ultramar. Voldus, que aquí hará su aparición estelar y na más, le dice que es cosa de Nurgle y que Nurgle caca. Esperemos que Roboute Guilliman sepa qué es Nurgle. Todo esto hace que el Primarca decida irse a Terra, ya que quedarse solo en Ultramar es poca cosa. Guilliman quiere que los Eldar le acompañen pero estos le responden que nanai, que su libro fue el anterior y que basta de chupar cámara. Ah, y le comentan que ellos son los que en verdad le han resucitado pero que como se quite la "armadura de la molonidad" que lleva no tendrá una jubilación muy larga.

Entonces la flota de Guilliman va pa Terra, ahora llamada la Cruzada Terrana o algo así. Por el camino Magnus le va haciendo putaditas: que si pullitas aquí, que si tu flota se pierde en el Torbellino por allá... Ya desde el principio Guilliman se cosca de que esto es cosa de Magnus, ya que el Primarca resucitado es muy listo, pero también ve mucha influencia de Tzeentch. ¿Tzeentch? ¿Este muchacho sabe ya quien es Tzeentch? A esto que en su paseo por el Torbellino les emboscan y Kairos Tejedestinos lanza un hechizo en combate contra Guilliman y les dice a los demás amigos del Primarca que está muy "loooooococ cooooco-co", que o bajan sus armas o adiós Primarca. Los Corsarios Rojos amigos de Kairos los encarcelan en una Fortaleza Negra para mayor seguridad (Eso, ¿por qué no matarlos y ganar simplemente, no?). Y como no podía ser de otra forma ya que el caos es caos y no vaya a ser que ganen... se autotrolean. Una hueste de Khorne liderada por Skarbrand lanza un ataque contra la Fortaleza... y no es amigo de Tzeentch. Ay, Khorne...

Se sucede una cruenta batalla demoníaca entre los Rojos y los Azules y, por conveniencia del guión, una extrañas figuras acceden a la fortaleza por un portal que siempre estuvo y que nadie conocía, hasta ahora. Son Arlequines: matan a los guardias de las celdas y con ellos va... ¡Cypher! ¡Que misterioso e inesperado! Cypher libera al Primarca a cambio de que le lleve a Terra y Guilliman accede par a cambio recobrar su libertad. Cuando los Ángeles Oscuros se enteren de todo esto se van a reír mucho...

Continuando la historia, el Primarca libera al resto de sus colegas. Aquí llegan después zurras, zurras y más zurras entre demonios, marines, demonios y más marines, y así van calentándose, que en espacio hace frío. Al final todos los buenos escapan por el portal de los Arlequines hacia la Telaraña mientras Skarbrand chilla rabioso.



En la Teleraña todos los supervivientes (Guilliman, sus amigos y los Arlequines) se juntan a maquinar como superar el plan de Magnus. Magnus sabe que hay un portal de la Telaraña en Terra, porque se ha leído el libro Master of Mankind. ¡Quiere atacar Terra! "Menos mal que convenientemente hay otro portal en la Luna, así que a la Luna nos vamos" proclama Guilliman. La ruta sin embargo está plagada de Marines Rúbrica de los Mil Hijos y los nuevos hombres bestia futuristas de Tzeentch, los Tzaangors. Se lían a palos entre ellos pero bueno, que al final llegan a la Luna como estaba planeado.

Ahora deben cerrar el portal; unos colores raros hacen presa de él y cambian a colores chungos de Tzeentch. Venga y venga a salir gente de los Mil Hijos (lo que cunden para ser solo mil) y, tras ellos, Magnus el Rojo, el imponente Primarca polluo de alas multicolor. Se sucede pues, la batalla. Los rubricae disparan a Guilliman, que no se ve afectado por su FP3 ya que él tiene salvación de 2+ y, gracias a su fuerza D, los va machacando sin oposición. Va reventando y reventando marines azulitos hasta llegar a donde Magnus, comenzando así la juerga en la luna, con casinos, y furcias. Sin embargo, en este momento crucial llegan las Hermanas del Silencio (las de Prospero Arde) para ayudar al Primarca rubio y sus colegas. Al final logran expulsar a Magnus mientras grita: "¡Va a ser como en Fenris!... ¿POR QUEEEEEÉ?" Y puf, todos los demonios desaparecidos también.


Llegan los Custodes y los Puños Imperiales y acaban de darle lo suyo a los Mil Hijos que quedan. Uno de los Hechiceros logra hacerle pupita a Guilliman pero no es ná en el fondo (así se ve que también se le puede hacer daño al Primarca, que casi se nos olvida). Así que eso, a Terra que van y de mientras la Falange, la súper-tocho-nave que se nos relata en la Caída de Cadia vuelve a su sitio en ese instante. Siempre tarde muchachos...

Guilliman y sus coleguis van por Terra plan tour: estatuas por aquí, mucha gente por allá, la azafata Custode repartiendo dulces... qué bonico todo. Guilliman por su parte sigue flipando en como ha cambiado esto en 10.000 años. "To esto antes era campo" le dice Guilliman a Voldus... que noooo, a ese no. A Greyfax en to caso. Entonces llegan ante las puertas del Trono Dorado y Cypher hace su segunda cosa en la historia: los Custodios solo dejan pasar a Guilliman, solo. Cypher va a sacar sus pipas pero Guilliman, que le debe la vida, ordena que lo apresen. Lo meten en la cárcel y al poco escapa y desaparece, qué cosas, ¿eh? Ale, adiós Cypher. Bueno, pues pensabamos que Voldus era de relleno pero tú Cypher... ¿Y Voldus, dónde está? ¿Nos importa?


Guilliman entra donde su padre, sale y le habla a la multitud: habrá nueva tirada de marines, chismes guapos y custodios para todos. Que hay mucho caos que apalear. 40k acaba, ha llegado Warhammer 41.000.


Opinión

Qué decir, es un buen libro la verdad. Sorprende más que el de Cadia por lo obvio ya que es algo nuevo e inesperado; no cierra la puerta como otras campañas "tipo": malo llega, hace maldades, situación desesperada, los buenos la salvan en el último instante y ya; no, aquí deja la puerta abierta a: "va a ser un nuevo periodo de tortas y vamos a sacar muchos juguetes nuevos para que os deis de palos en los tableros con el tiempo libre que no tenéis". Soy fan del trasfondo y sobre todo del Caos, pero en este caso la atención se centra casi de forma global en como Guilliman revive y todos los demás van a su sombra. Creo que un mejor título sería...

GUILLIMAN y sus amigos la lían por el espacio.

Es una pena lo del puñetero spanglish y del devenir apocalíptico del juego de mesa, aunque bueno... tenemos Warhammer Profanus, que la semana próxima incorporará a estos personajes al elenco (podéis ver los borradores aquí). Muchos dicen que se acerca un nuevo cambio de edición y no se que cosas más. Por mi parte pienso sacar provecho a todo lo obtenido de estos libros, jugarlo en Warhammer Profanus y darle caña al asunto. Todo, eso sí, tras el torneo de principios de abril.

19 comentarios:

  1. Muchas gracias profanus

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado marauder, extensa y llena de humor. Sigue asi!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Jajaja me alegro Jesús, siempre es mejor leerlo con un toque crítico y de humor :P

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Jajajaja yo lo he escrito pero me lo he leído un par de veces pa reírme. Pobre cypher

      Eliminar
  5. Buenisimo!!! Desde Pérez Reverte y su "Historia de España " (que es también en plan coña) no me había reído tanto !!!

    ResponderEliminar
  6. Dios mio como me e reído, me encantan estas entradas! ademas de que en medio ingles medio español no pienso leerlo que es herejía para los ojos, aun así muchas gracias por tu esfuerzo y estas entradas tan entretenidas y graciosas, menuda forma mas buena de hacer una critica sin que nos deprimamos por el devenir del trasfondo XD

    ResponderEliminar
  7. Qué risa de resumen xD Grande, muy grande! jajaja

    ResponderEliminar
  8. Me alegro chicos, nunca está de más salpicar de humor una historia seria mientras haces un poco de crítica, asi es más amena la lectura. A ver cuando me hago con el libro eldar y hago reseña :3

    ResponderEliminar
  9. Esta claro que Cypher sigue siendo tan misterioso como siempre, pero ahora esta en la Tierra tal y como queria, a ver que se trae entre manos.

    ResponderEliminar
  10. https://www.youtube.com/watch?v=yXp2wfOw-To

    Jajajajajajaja!!

    Me he partido con el resúmen a lo "informal" (algunos trozos los he leído en plan Grijander).

    A ver si me compro el Triunvirato leche xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa que sigo sin pillar el rap en la ecuación xD

      Eliminar
    2. El nombre de la canción y que a Guilliman mucha gente le llama Papá Pitufo xDD

      Eliminar
  11. Enorme resumen con muchas risas, muy fan, que saquen más libros para que sigan las reseñas xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja me alegro Sergio, según vayan saliendo, lo que pase por mis manos aquí tendrá reseñita xD

      Eliminar

Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...