Recientes

15 de febrero de 2017

The Beasts of Cartha - Reseña (review)

Ramus ha dado a continuar la partida. El juego no ha acabado.

Hola a todos nuestros seguidores y lectores. Bienvenidos a una entradita más de reseñitas guapas guapas de audiodramas que mis orejas se van pimplando desde hace meses de tanto en cuanto. Continuando con lo anteriormente dicho, finiquitamos la primera mitad de la historia de las huestes de Sigmar sobre el plano de la muerte y nos adentramos en una nueva vertiente de la historia. Chan chan chaaaan.

Parece coña pero hacer reseñas de cosas que escucho o leo es de lo más sencillo, aunque me permite darle vidilla al blog mientras finiquito temporada de exámenes y se desarrollan los demás proyectos. Mola, ¿no? Sé que muchos no sois muy fans de la Era de Sigmar pero oye, estos audiodramas no están tan mal, al menos los ya reseñados. Pero, para los que quieren saber como continua la historia... veamos que pasa en el siguiente fragmento de una hora: las Bestias de Cartha.
El contexto

Estamos en la Era de Sigmar en el universo de lo que antaño era Warhammer Fantasía: estilo medievo con magia, dioses y demonios. El Caos ha ganado, casi todo está destruido (aunque en el fondo da lo mismo porque ya todo eso no importan un pito) y lo poco que queda de las fuerzas del orden del mundo de Warhammer están en el plano de Sigmar, donde el Caos, por conveniencia del guión, no puede entrar. De entre ellos Sigmar "forja" a los Sigmarines Eternos de la Tormenta, guerreros gigantescos, superfuertes, semi-inmortales y equipados con lo mejor que el Imperio de la Humanidad Sigmar es capaz de proveerles de sus forjas.

Estos guerreros son los que se han lanzado de nuevo a los planos de Dragones y Mazmorras universo de Warhammer para enfrentarse al Caos y a su poderoso líder, Archaón. Pero no pueden ganar solos; necesitan al resto de facciones de los planos para unirse al él para derrotar a las fuerzas de los Dioses Oscuros, ya que aunque el Caos lo controla todo es una vil y sucia patraña, ya que quedan fuerzas de muchas otras facciones (y más que se irán inventando) que pueden hacer frente al absoluto (aunque no parece que sea tanto) dominio del Caos. En este contexto se desarrolla nuestra historia.

Hasta aquí es lo básico que hay que saber pero... ¿qué ha pasado hasta este instante? Tarsus y sus amiguitos Eternos de la Tormenta, junto al capellán Ramus y el vampiro Mannfred von Carstein, quieren hablar con Nagash (bueno, Mannfred no tanto) para que se alíe con Sigmar para enfrentarse juntitos al Caos. Se dan el paseo padre por el plano de la muerte cual camino de Santiago y, entre tanto, hostias por aquí, hostias por allá, palizas, muchos muertos, mucho caos, mucho "solo los que creen". Bueno, pues entre batalla y batalla descubren el paso a Stygxx, inframundo del universo sigmaril, y allí van a hablar con Nagash. Como eso de que no muertos embutidos en oro vayan a fardarle al señor de la no muerte no queda muy bien, la cosa acaba como en casi cualquier conversación al más puro estilo Dragon Ball: a toñas. Toñas por aquí, toñas por allá, Nagash se zurra a todos y Tarsus se sacrifica para que Sigmar los reforje (que les haga "respawn", para que los más amantes del spanglish me entiendan).

Aquí, comienza nuestra historia...



La trama

No he visto 50 sombras de grey pero el comienzo de este audiodrama podría encajar ahí. Resonar de golpes de martillos y Ramus gimiendo plan... "oh"...claaaan... "¡ah!"...clinnn... "más"...clooong... "dame con la puntita, ¡Sigmar!"... chaaan... Bueno, ya me entendéis, que Sigmar "reforja" a Ramus, el capellán (que en spanglish le llaman Lord Relictor, pero que narices, ¡es un Capellán del adeptus Astartes como el Emperador manda!). El audio me recuerda a la parte de las supernenas... añadimos oros gitanos, relámpagos, y mucha mala leche... pero Sigmar añadió la sustancia X y... ¡Ramus!¡Oooooh Ramus!

Bueno, chorradas aparte. Ramus despierta y como le tiene tirria a Mannfred le culpa de todo lo que les ha pasado. Y como la línea que separa la justicia de la venganza en warhammer es muy difusa, piensa que va a hacerle pagar por lo que le pasó a Tarsus. ¿Que como sabe que Tarsus ha muerto? Pues porque no ha revivido. Su amor platónico no está y aunque no es muy emocional, pues... le jode. Está claro. En sus memorias queda la muerte de todos a manos de Nagash pero eso ya no es tan molesto, era de esperar ya que en puntos Nagash vale más, el juego en eso está equilibrado. Aquí comienza pues... la segunda parte de la historia. Debería llamarse "Ramus, la venganza" o "Ramus contraataca".

Con un relámpago, Ramus hace despliegue rápido entre los árboles de otro plano: el plano de las bestias (que en este juego lo llaman Ghur). Lo bueno es que todos sus coleguitas estaban ahí. Son los Caballeros Santificados (prefiero llamarles Caballeros Templarios), la hueste que les acompañó a él y a Tarsus por el plano de los muertos. Su nueva misión es dar caza al vampiro traidor y pegarle, porque pegarle a Nagash está por encima de sus posibilidades; ya lo sabemos, siempre debe haber un chivo expiatorio. Entre los árboles, Ramus y sus coleguitas van en ayuda de los Templarios Astrales, otra hueste de Sigmar con muchos tíos alados de esos nuevos. Estos están haciendo frente al asalto de los Ogros (que ahora por motivos de copyright se llaman de otra forma pero vamos, que nos la suda a todos, se llaman Ogros).



Todos resisten en una "ciudad" en Cartha, que se asienta en el interior de un masivo árbol del plano. La historia en este punto muestra la diferencia entre los Templarios Negros de Sigmar (los de Ramus) y los falsos templarios (los Astrales) ya que unos son serviles y fanáticos y los otros un poco sobradetes y flipaos, plan Hijos del Emperador (ver Warhammer 40k). Bueno, pues que a todo esto llegan los Ogros y se lían a palos y golpes contra ellos, es como si huyeran de algo (los Mandibula'ierro, Ironjawz, Orcos superchungos de este universo y que habitan este plano).

Sin embargo, estos Ogros y otros bestiajos gordos van acompañados de Necrófagos y otros no muertos y se están esparciendo por doquier, destruyendo Cartha. Están contratados por Mannfred, que se enfrenta a los Eternos de la Tormenta. ¿Por qué Mannfred, por qué nos traicionaste? pero Mannfred es implacable porque va montado en su bicho abisal, que es mu malo, mu grande y mu chungo. Este le vacila a Ramus, ya de por sí muy rebotado. Mannfred va ganando, le va a dar la del pulpo a Ramus. LE va a dar tantos golpes que si en vez de un casco de calavera llevara el pelo al viento lo dejaba calvo a collejas. Pero entonces llega el Castellante de los Templarios Astrales y le enfoca con la linterna a Mannfred. Este, que le tiene fobia a las luces de LED, retrocede ante el poder de las bombillas de Azyr.

Ramus dice que Sigmar le dará una piruleta al que capture a Mannfred pero este se ríe de ellos ya que con su bicho puede volar y, claro, que va a ser que no. Pero los sigmarines son obstinados, no van a ceder, se harán con Mannfred, le guste o no. Son los caballeros de venganza. Caballeros sin caballo. Ni siquiera van montados, pero caballeros. La duda nunca pasa por su mente. Las toñas contra las fuerzas de Mannfred finalizan con la victoria de los guerreros de Sigmar, por supuesto. "Traidor, Sigmar sabe de ti y te pillaremos", le dan un baño de luz al vampiro y este huye. Intentan detenerle pero que no, que es muy rápido para estar muerto.



Entre los restos de la batallan ven indicios de que Mannfred huía de los Orcos, del "Gran Rojo" (Great Red), que parece ser un ultra-super-kaudillo de la muerte mortal. Cartha cae ante la desolación y la muerte de todas formas, así que los sigmarines se piran para ver si en otros lados Mannfred le echa huevos kinder y aparece de nuevo. Cartha ha caído, pero qué más da, nos la soplaba al principio de la historia y ahora nos da lo mismo con más fuerza.

Y... naaaaaan, naaaaaaan... tiroraaaaaaaan. Fin de la primera parte de la sección de la venganza de Ramus.

Opinión

Primero de todo decir que esta segunda parte de esta serie de audiodramas no tiene un comienzo de los audios tan intenso como los de Nagash (sí, se han currado a Nagash, mola pegote. Si quieres escucharle, echa un ojo, o más bien una oída, a esta entrada). Este audiodrama destaca en los mismos puntos que sus predecesores: geniales efectos de sonido, grandes interpretaciones, banda sonora. La historia quizás me parezca menos pulida y, honestamente, no me es tan interesante como las anteriores en las que Tarsus dirigía la procesión de tios de chapa por el plano de los muertos.

Sin embargo, Bestias de Cartha destaca en la inclusión de una nueva hueste de sigmarines que contrapone a la que ya conocemos. Sus personajes son carismáticos y sobradetes pero van muy en su rol. Por añadir algo adicional, he de decir que el hecho de que entre ellos se llamen "hermanos" al más puro estilo del Adeptus Astartes no hace más que confirmar que son Marines Espaciales medievales.

Si quieres palos, gritos guturales, no muertos, muchas toñas y mucha mala leche rezumada, este es tu audiodrama. Es sorprendente la frustración que debe generar ser un inglés en vida. Puedes sentir el odio casi macerao de Ramus por Mannfred a veces, pero lo más que le llega a llamar es "Traidor", cuando un español le hubiera dicho algo como... "maldito hijo-la-gran-puta, baja aquí que te reviento. Que me voy a hacer una escalera con los huesos de tos tus muertos para cagarme en los cuernos de tu puta madre desgraciao". Pero bueno, no sería tan comercial. He de decir que si dijera eso en castellano directamente compro el producto, jajajaja.

Saludos y que disfrutéis la reseña.

4 comentarios:

  1. Jajaja muy buenos los memes!

    Gran reseña

    ResponderEliminar
  2. Gran reseña me parto. Cada vez siento menos ese sabor agridulce visceral y ahora sólo visceral por AoS. A ver la próxima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, me alegro. Eso, veremos a ver si saco un ratejo

      Eliminar

Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...