Recientes

17 de febrero de 2017

Fist of Gork, Fist of Mork - Reseña (review)


Hola a todos, ¡consumerreseñas!. Continuando con la historia relatada en los audiodramas de la Era de Sigmar antes de proceder con otros menesteres os traigo el siguiente tomo, capítulo, episodio de los caballeros de venganza (sin caballo): el Puño de Gorko, Puño de Morko, un audiodrama de esos que se curra la Biblioteca Negra y que al ser en inglés suponen una barrera para muchos, pero ya con estas reseñas... menos. Vamos a tope con Ramus, acompañemos a este guerrero en su venganza vengadora vengativa contra cierto vampiro alopécico.

El contexto

Estamos en la Era de Sigmar en el universo de lo que antaño era Warhammer Fantasía: estilo medievo con magia, dioses y demonios. El Caos ha ganado, casi todo está destruido (aunque en el fondo da lo mismo porque ya todo eso no importan un pito) y lo poco que queda de las fuerzas del orden del mundo de Warhammer están en el plano de Sigmar, donde el Caos, por conveniencia del guión, no puede entrar. De entre ellos Sigmar "forja" a los Sigmarines Eternos de la Tormenta, guerreros gigantescos, superfuertes, semi-inmortales y equipados con lo mejor que el Imperio de la Humanidad Sigmar es capaz de proveerles de sus forjas.

Estos guerreros son los que se han lanzado de nuevo a los planos de Dragones y Mazmorras universo de Warhammer para enfrentarse al Caos y a su poderoso líder, Archaón. Pero no pueden ganar solos; necesitan al resto de facciones de los planos para unirse al él para derrotar a las fuerzas de los Dioses Oscuros, ya que aunque el Caos lo controla todo es una vil y sucia patraña, ya que quedan fuerzas de muchas otras facciones (y más que se irán inventando) que pueden hacer frente al absoluto (aunque no parece que sea tanto) dominio del Caos. En este contexto se desarrolla nuestra historia.

Bueno, y ¿cómo hemos llegado al punto actual? Pues veamos, en capítulos anteriores... Tarsus, señor de la hueste que lleva ahora Ramus, es el equivalente a un capitán Marine Espacial pero en el universo medieval de la Era de Sigmar, esta dirigiendo a su tropa por el plano de la muerte. Él y sus guerreros han sido enviados a parlamentar con Nagash. En esto que por el camino recogen a Mannfred que hacía autostop en una gasolinera medieval y promete guiarles hasta Stygxx. Pues entre zurra y zurra llegan ante Nagash que, además de loco, está chinao. Nagash empieza a cargarse a todos los Eternos de la Tormenta mientras Mannfred huye, plan cobarde. Así que Tarsus se sacrifica para salvarles. Ramus revive, quiere darle caña al calvo de Mannfred porque le tiene tirria y la nueva aventura empieza con un asedio de Mannfred con ogros contra Ramus y sus coleguitas. Mannfred pierde pero arrasa el asentamiento, así que ahora Ramus le persigue junto a sus amigos para hacérselo pagar.



La trama

El relato comienza con reunión alrededor de hoguera donde los eternos estos están apiñados en medio de los guachibosques del plano de las bestias. Se puede escuchar la historia del Azyros, llamado Vandalus,hablando con sus colegas de un super Ogro que medía como un Ent. Ramus dice que no flipe, que si quiere droga chunga, que ponga telecinco. Llevan semanas persiguiendo Ogros, Orcos y fuerzas de necrófagos; siguiendo el rastro de Mannfred. Están cansados, algunos aburridos, otros... no sé, tallando monigotes con ramitas.

Ramus tiene ensoñaciones de él capturando a Mannfred, llevandolo ante Sigmar y estos aliándose contra el Caos. Teniendo orgasmos. Muchos. Él, el todopoderoso Ramus, recuperando a su novio Tarsus de las manos de Nagash. Bueno, pues se ponen en marcha y se abren paso hasta llegar a una mini fortaleza-atalaya con una torre, todo arrasado y profanado, donde encuentran los restos de un par de ogros mediomuertos. A uno le aplastan la cabeza, al otro no. ¿Por qué Mannfred se ha tomado tiempo de profanar esas cosas? ¿Es acaso de Profanus40k? Pues nada, que Ramus se encabrona y estrangula al ogro; y al parecer, Ramus, el capellán de la no muerte, puede hablar con los muertos. Entonces comienza una conversación entre el espíritu de la cabeza, decapitada a fuerza de biceps, y el capellán. El "espíritu" del Ogro se cabrea y dice: "La madre que parío al calvo de los colmillos". Este le cuenta a Ramus que Mannfred les prometió a los ogros que les ayudaría a recobrar sus tierras de manos de los Orcos pero que al final se la soplaba mucho.


El ogro les habla de los Mandibula'ierro (Ironjawz), una nueva gama de miniaturas molonas para la era de Sigmar con grandes cosas y mucha mala leche. Entonces llega un grupo de estos nuevos orcos hormonados junto a un chamán loko (weirdnob shaman) y tienen una tímida conversación... que si los orcos en verdad no son malos, solo que de pequeños les pegaban mucho, que decidnos a donde va el vampiro si lo habéis visto y os dejamos en paz... vamos... al mencionar "paz" las hostias empiezan a llover. En este caso hostias mágicas: el chamán invoca unos puñacos verdes y se lía a palos. Me hace gracia esta parte del relato porque los sigmarines con arco-ballesta-bólter disparan "bolts", que básicamente puedes imaginártelos repartiendo la justa furia del Emperador, digoooo, Sigmar.

Ramus te describe lo que es enfrentarse a un Mandibula'ierro: primero no te lo puedes creer porque es masivo, después piensas que es un constructo de coña, cuando te ha puesto a caldo ya ves que no y después resuenan los golpes.... ¡Waaagh! Hay que matar al chamán, que está masacrando a los Eternos de la Tormenta lo justo para el relato, y lo justo para que nos importen un pimiento. Entonces Ramus le provoca para que este le siga un poco por la torre y, desde lo alto, lo tira por una ventana. Por mucho que digan, la gravedad es una poderosa arma de destrucción. Pero el chamán se empieza a levantar, magullado y malherido alza la vista hacia Ramus "muy morko style, tiipejo chizpitaz" le dice y cuando sus ojos empiezan a ponerse verdes de nuevo su cabeza explota a causa de cierta espada de sigmarine atravesando cierto cráneo...



Con las pistas reunidas y el resto de Orcos muertos, oyen algo acerca del Gran Rojo y el Mar de huesos pero... no saben llegar allí. ¡CLARO! resulta que la cabeza del ogro muerto les puede hacer de guía... ea. Genial y conveniente. Entonces que nada, que se ponen en camino al más puro estilo de los elegidos de Sigmar: en el coche de san fernando, un ratito a pie, y otro andando. Cuando llegan a un paso adornado con huesos se ponen recelosos de pasar por ahí... se empiezan a levantar esqueletos (como dice el audio: decenas... cientos... ¡miles!) y, al más puro estilo de "voy a plagiar a Tarsus", Ramus se pone a recitar lo de "¿Quién bla bla bla y blabla blá?" mientras los soldados responden: "Solo los que creen". Empiezan a romper cráneos y a partir piernas, literalmente (son esqueletos...) mientras gruñen, luchan y sobreviven como pueden: unos vuelan, otros golpean, otros protegen con escudo, otros calientan la silla.

Entonces, sin plagiar la peli de 300, no vayamos a ser... los Eternos de la Tormenta forman un muro de escudos y, con los diezmadores a modo de lanceros, se van abriendo paso hacia el frente, hacia el Mar de huesos. De golpe, algo rompe su denso navegar, empiezan a oir el repicar de hostias acercándose: una hueste de los nuevos y maravillosos orcos de edición Era de Sigmar está violándole los peronés a los esqueletos. Así pues Ramus y sus coleguitas les dicen que sean aliados, que haya entendimiento... pero los orcos de eso... como que no. Entonces tienen que huir. Una parte de los guerreros se queda en retaguardia aguantando a sus enemigos mientras el resto huye. Bueno, no huye, es una retirada estratégica de alta gestión.



Pues bueno, la historia concluye con ellos en el Mar de huesos examinando un viejo campamento Orco donde descubren que el jefazo de ellos es el Gran Rojo (Great Red) y Ramus, obstinado y capaz, dice que si le derrotan lograrán que los orcos se les unan. Vandalus estrecha su mano y le dice "pero lo haremos juntos, hermano" y antes del cierre suena un guiño y un besito de tornillo.


Opinión

Bueno, la banda sonora sigue estando bien aunque este audiodrama peca de ser demasiado de relleno: explica mucho de lo que está por venir, te habla de lo guays que son los orcos Mandibula'ierro (¿No has comprado Ironjawz aún?) y lo cabreao que está Ramus con Mannfred: lo suyo es ya casi enfermedad mental. Destacan la oda a la colaboración y la fraternidad cuando, tras morirse la mitad de los guerreros de Sigmar, ya Ramus hace buenas migas con su ahora buen amigo Vandalus.

No está mal, si os sobra pasta en el bolsillo disfrutaréis de grandes toñas y mucho rugido de orco.

Eso sí, las voces siguen interpretando genial.

5 comentarios:

Relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...